Inicio Virales Ofrecen Rarámuri su ropa tradicional a los juarenses

Ofrecen Rarámuri su ropa tradicional a los juarenses

Para las mujeres rarámuri siempre es un orgullo portar la belleza de sus coloridos trajes tradicionales, a cuya creación dedican más de diez metros de tela y más de tres semanas de trabajo a mano, como lo hace María Isidora Pérez Pérez, en el taller de la colonia Tarahumara de esta ciudad.

La chihuahuense de 46 años, quien desde niña aprendió a coser viendo a su mamá, en Nararachi, municipio de Guachochi, y quien desde hace dos décadas y media vive en esta frontera, comparte con los juarenses el arte de las prendas tradicionales, como son las blusas, faldas, vestidos y cubrebocas tarahumaras. 

“We semáti mukí. We ga’niriga nawá. Nejé ga’lila” (Mujer bonita, llegas a casa contenta), se lee junto a la imagen de una mujer rarámuri que fue plasmada en la entrada del taller, en el que María Isidora dedica su tiempo a crear la vestimenta de la Alta y la Baja Tarahumara, ya sea para vender en festivales de artesanías o a través de encargos de las fronterizas. 

Hasta hace unos años, la madre de ocho hijos y quien ya es abuela de siete nietos, trabajaba vendiendo mazapanes en los semáforos de Ciudad Juárez, pero en 2019, un grupo de mujeres de la colonia Tarahumara formó una cooperativa luego de que una maestra les enseñó a coser y recibieron una donación de cuatro máquinas. 

Debido a la falta de trabajo por la pandemia de Covid-19, en 2020 algunas de ellas se dedicaron a crear cubrebocas con telas rarámuri, pero debido a la escasez de compradores, la mayoría regresó a sus actividades normales y ella fue la única que continuó con la creación de su ropa tradicional para vender, aunque a veces la acompañan dos o tres más, según narró. 

“Abrimos este taller para que las mujeres tuvieran trabajo. Era para que no batallaran para trabajar. Y sí vienen como tres mujeres más, pero como no tenemos trabajo pues nada más vienen a coser un rato”, explicó quien acude todos los días, de lunes a viernes, al taller ubicado casi frente al templo del Pinole de Nuestra Señora de Guadalupe. 

“Yo vendo cuando hay festivales o a veces en el Centro. A veces viene gente aquí al taller, cuando alguien les dice”, dijo quien también colabora en “Ni en More”, un proyecto de innovación social que fusiona activismo político, moda y arte, coordinado por la activista juarense Jane Terrazas. 

La vestimenta tradicional que porta la mujer rarámuri tanto en las barrancas de la Sierra como en las tumultuosas ciudades, consta de una blusa (napácha) a la altura de la cintura, con mangas tres cuartos, y una falda (sipúchaka) que pareciera estar compuesta por holanes, debido a los diseños que tiene en la parte de abajo, ambas en telas de colores llamativos; además de un cinturón (púla) y una pañoleta (chububila). 

Todas las prendas rarámuri que vende María Isidora son hechas a mano, por lo que una blusa rarámuri de medida grande la crea en aproximadamente dos días, con un costo de 400 a 500 pesos, de acuerdo a la decoración; mientras que en una falda invierte casi tres semanas, por lo que el costo de un traje completo en talla grande o L, que le lleva más de tres semanas y cerca de 14 metros de tela, lo vende entre mil 500 y 2 mil pesos. 

En los trajes de las niñas, de acuerdo con la talla, invierte entre tres y cuatro metros de tela, y el costo aproximado, por ejemplo, para ocho años es de 600 pesos. 

También realiza blusas utilizadas por las mujeres en la Baja Tarahumara, con costos de 200 pesos y otras blusas con bosquejos rarámuri desde 150 pesos, de acuerdo con la medida y el diseño. 

La mujer rarámuri recordó que antes todas las mujeres aprendían a crear sus propios vestidos viendo a sus madres, pero en la ciudad ya muchas prefieren mandarlos a hacer. Pero, al menos en la colonia en la que actualmente habitan unas 400 personas, todas las mujeres, desde pequeñas, usan orgullosas su vestimenta tradicional. 

Si usted quiere comprar una blusa, una falda o un traje rarámuri puede visitar a María Isidora en la colonia Tarahumara, la cual se encuentra aledaña a la colonia Gustavo Díaz Ordaz, en el poniente de la ciudad, y ver la ropa que tiene ya creada, o decidir los colores, la medida o el diseño como los desee.   

También puede buscar la ubicación del templo del Pinole de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad Juárez, en la aplicación de Google Maps, para ser guiado hasta el taller de ropa rarámuri. 

Artículo anteriorVen recuperación del turismo local
Artículo siguienteGerardo Ortiz arma la fiesta en la Feria de Juárez